Creando un enemigo

A día de hoy, 13 de abril de 2015, ha continuado lo que se ha conocido como el caso Araña; en concreto la IV fase.

No obstante, no aparentan cambio alguno entre unas y otras. En todas se escuda el delito de ‘enaltecimiento del terrorismo’ y se emplean los mismos métodos: irrupción y registros en las casas, detenciones y cargos -o cárcel-, con la particularidad que todas son personas de carácter reivindicativo o relacionadas con el movimiento libertario. Es el mismo modus operandi.

GRA181. MADRID, 30/03/2015.- Fotografía facilitada por la Policía Nacional de la operación contra miembros de Grupos Anarquistas Coordinados (GAC) desarrollada desde primeras horas de esta mañana que se ha saldado por el momento con 13 detenciones, la mayoría, nueve, en Madrid, dos en Barcelona y otras dos en Palencia. Durante la operación Piñata, que continúa abierta y que está coordinada por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, se han practicado un total de diecisiete registros, seis de ellos en Centros Sociales Ocupados, donde algunos detenidos habían fijado su residencia. EFE/-

Las excls. autoridades alegan que estas opiniones delictivas por redes sociales van más allá de la ofensa y claman “por pedir el retorno de ETA, elogiar a AlQaeda y los GRAPO”. Lejos de entrar a valorar dichas organizaciones, que poco o nada tienen que ver entre sí, nos indigna la impunidad con la que tratan de asimilar toda práctica violenta al anarquismo y al movimiento libertario. Por desgracia, no nos puede soprender estas noticias cuando vemos como ya en 2012, y por parte de la Generalitat, se les impartieron una serie de cursos a los cuerpos policiales en Cataluña sobre el anarquismo y su violencia de mano del sargento Daniel Canals -también jefe de la Unitat Central d’Análisis d’Estratègies d’Organitzacions (UCAEO)-.

12983945_10207439246833536_8310906915190174317_o

Quizá nos sorprenda más el hecho de ver como antes de comenzar a orquestarse y cocinarse estas oleadas represivas en las comisarias, uno de los primeros informes que recogían todas estas acusaciones la realizaba una de las dependencias del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Resulta desconcertante ver actuar juntitos a todos los ministerios.

Observando el entorno político, podemos imaginar que a la punta de la lanza del caso, el juez Ismael Velasco, le resultará fácil llegar a su cometido. Hace apenas un año ya lo hizo cuando mandó a prisión a cinco anarquistas acusados de pertenecer a la organización terrorista Grupos Anarquistas  Coordinados (GAC). Sin embargo, no olvidamos aquel ridículo al afirmar tales hechos cuando los mismos GAC se presentaban anteriormente como grupos de conexión y afinidad para la propaganda y la difusión de ideas anarquistas, además de establecer un correo electrónico público para contactar.

 

Jueces de este calibre, que caminan de la mano con otros como el juez Eloy Velasco, aparecen en operaciones muy similares como Pandora, donde las acusaciones se limitaban a simples libros o usar una cuenta de correo distintas y seguras (RiseUp), o la operación Piñata, donde abiertamente se registraron y saquearon casas y centros -aunque la supuesta acusación fuese sobre comentarios ofensivos en redes-; son los mismos jueces que condenaron a los dos anarquistas por los hechos de la basílica del Pilar. Sin pruebas, como siempre. O con pruebas manipuladas e insultantes, como las del caso Alfon. O con argumentos rídiculos hasta lo absurdo, como con los compañeros titiriteros.

piñata

Lo que todos estos casos nos dejan claro es la evidente persecución y criminalización que sufrimos. No se entendería, sino, la ampliación del término oficial de ‘terrorismo’ poco antes de que, en palabras de Ignacio Cosidó -director general de la policía nacional-, se afirrme que “la lucha contra el terrorismo anarquista es una prioridad para la policía”.

Únicamente resaltar que, como primordial arma que tiene toda persona anarquista, la solidaridad será nuestra respuesta,y si nos reprimen por luchar, responderemos luchando. La realidad que ellos defienden es mucho más violenta que las ideas que dicen combatir, con la desgracia del momento que la justicia la controlan ellos y pueden tener sus preferencias a la hora de juzgar.

12991012_10207439389557104_5492483260214462785_n

Pd: en el día de hoy ocurre esta fase de la operación que atenta contra la libertad de expresión, al mismo tiempo que despiertan en Mérida carbonizados 2.000 kilos de ayuda humanitaria para refugiados, bajo pintadas con simbología nazi.

j

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *